5 jun. 2010

Bloodhound



Es sabueso por excelencia, el prototipo ideal de un perro de rastro, dotado de un olfato realmente excepcional. Su complexión es robusta, de porte cuadrado. Su cabeza es grande y estrecha, con cráneo alto y abombado y la protuberancia occipital muy evidente. El cuello lo tiene largo y musculoso para que el perro pueda seguir el rastro con el hocico pegado al suelo. Tiene papada bien desarrollada. Es de pelo corto, duro y tupido. Sus orejas son muy largas, de inserción baja y caídas. Tiene ojos que varían de color entre avellana y amarillo, dependiendo del color del animal; son hundidos, cubiertos por pliegues de piel y con los parpados inferiores caídos lo cual le da una expresión triste y melancólica. Su cola es larga, afilada en la punta y la lleva elegantemente curvada.
El Bloodhound es un perro de naturaleza noble, relativamente tímido. Es muy paciente, gentil y responsable lo que lo hace un excelente compañero de juegos para los niños. Tienden a llevarse muy bien con otros perros y mascotas.
Esta es una raza que necesita hacer ejercicio, por lo que se recomienda sacarlo a dar una caminata larga diariamente. El único inconveniente es que si encuentra un olor que le interese puede distraerse fácilmente y seguir su olfato. Vive mejor en lugares con espacios abiertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario